1

17 de octubre de 1936:
Folio 118

Cesáreo Méndez Vázquez, con fecha de muerte del 24 de septiembre de 1936.
Natural de A Coruña, con domicilio en le calle Falperra número 20. Fue localizado su cadáver en el Monte de Santiso. Fue inscrito en el Folio 114 previamente como desconocido nº 6. La orden de inscripción en este registro parte del juez Superior dimanante del Sumario 114/36 por homicidio.
Este Sumario no se encuentra en las Causas del Tribunal Militar Territorial Nº IV de la provincia de la Coruña.
Correspondiente con expediente ARG, AP, CC Bet. 3025/9

Por haber aparecido el día 25 de septiembre de 1936, en las inmediaciones de la carretera de Madrid-A Coruña, a la altura del kilómetro 582, parroquia de Villarraso, del término de Aranga, el cadáver de un sujeto que resultó ser Cesáreo Méndez Vázquez, la muerte del que fue causada por heridas perforantes del cráneo y corazón, causadas por disparos de arma de fuego sin que de lo actuado aparezcan motivos bastantes para acusar a persona alguna determinada como responsable de tal hecho.

Apareció muerto por disparos en el Puente de la Castellana el 20 de octubre de 1936. Fue abierto un sumario para identificar el cadáver, y resultó ser el marinero Cesáreo Méndez Vázquez, nacido el 3 de marzo de 1902, de 34 años de edad, natural de la ciudad de A Coruña. Era hijo de Genaro Méndez y de Elvira Vázquez Villaverde y residía en la calle Falperra n° 20 de la Ciudad Herculina.

Cesáreo era conocido con el apodo de “Macho Pelado”, o Macho Genaro, y en su juventud cogió cierto renombre como autor de pequeñas raterías en la zona del puerto Coruñés, por las que padeció varias detenciones y pequeñas condenas.

En el paso del año 1923 al 1924 Cesáreo, su hermano Antonio Méndez Vázquez y otro grupo de jóvenes, estaban en el embarcadero de la Palloza, cuando fueron amenazados por un Guardia Jurado de la asociación Patronal, que temía que fueran a robar allí. Los jóvenes se enfrentaron al guarda y éste disparo varios tiros con fusil máuser, uno de los cuales mató al hermano pequeño de Cesáreo, Antonio Méndez Vázquez de 19 años.

En los años siguientes, Cesáreo desempeño varios oficios, estando algún tiempo en la Legión y trabajando en el sector de la construcción y también en el puerto como botador de barcos. En el periodo republicano, destaco como militante de la CNT coruñesa, ocupando cargos en el sindicato de peones (Siempre Adelante), y posteriormente también en la sección de empaque y descarga del sindicato de Industria Pesquera. Cesáreo Méndez fue también socio del Centro de Estudios Sociales (Germinal).

Al producirse el golpe militar de julio de 1936, Cesáreo Méndez fue uno de los protagonistas de la resistencia contra los militares alzados. Según los informes policiales unidos a varias causas judiciales, Cesáreo fue uno de los integrantes del grupo que asaltó al “Magallanes” para coger armas en él, y participó en la resistencia al lado de los mineros vivarienses, en la fábrica de Senra.

El historiador Luis Lamela, lo identifica como el militante de la CNT que estuvo acogido en las cercanías de la vivienda del pintor Francisco Miguel Moratinos Fernández-Díaz y su compañera Syra Alonso Brufau en Santa Cruz, en los primeros tiempos después del golpe militar. Cesáreo fue citado en los diarios de Syra Alonso como “el héroe del barrio obrero de Santa Lucía), aunque en sus escritos lo nombraba como Cesáreo Antonio Gómez. Cesáreo y sus compañeros con los que compartía escondite, fueron recogidos por compañeros libertarios y se dirigieron a Mugardos, más poco tiempo después, en septiembre de 1936 la propia Syra lo vio en el cuartel de la guardia civil cuando iba a visitar a su marido detenido el 3 de agosto de 1936 acusado de actuar contra el régimen militar golpista. Poco después aparecería en Aranga su cadáver.

En enero de 1937 el boletín oficial de la provincia aún publicó una requisitoria reclamándolo por la acusación de rebelión aunque ya llevaba algunos meses fallecido (El Compostelano, 30 – 01 – 1937) …